Páginas vistas en total

viernes, 22 de agosto de 2014

leer también nuestro post al pie, sobre "el juramento de incondicional fidelidad a Evo" en un puesto convertido en mina de oro, dada la facultad de firmar los más que millonarios contratos de publicidad y avisaje con medios y otros sin control, sin SAFCO, sin Fiscal, ni Procurador.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila Torres, afirmó este jueves que está dispuesta a enfrentar cualquier juicio e incluso ir a la cárcel en defensa de la nacionalización de los recursos naturales.

 “Si tienen que hacerme un juicio, que lo hagan, estoy aquí para enfrentarlo porque lo único que estamos haciendo es defender la nacionalización y si tengo que entrar a la cárcel por eso, voy a entrar, porque mi libertad no vale nada respecto a la vida de 60 ciudadanos que se han sacrificado en este país por tener lo que tenemos hoy”, señaló Dávila, según una nota de prensa.

Las declaraciones de la Ministra de Comunicación surgen luego de que el partido Unidad Demócrata (UD) del empresario y político Samuel Doria Medina, amenazara a la autoridad gubernamental con iniciarle un juicio de responsabilidades ante la Asamblea Legislativa Plurinacional (APL)  por la supuesta malversación de Bs 9 millones en dos spots televisivos.

Al respecto, la autoridad calificó de “monstruosa” la cifra citada por el partido de Doria Medina, afirmando que absolutamente nadie en el país cuenta con ese monto de dinero para financiar algún tipo de campaña publicitaria.

Post scriptum: el anuncio de la oposición se refiere al delito de disponer de cuantiosos bienes del Estado, para malquistar a un líder de la oposición. para nada tiene que ver que doña Amanda le tenga "una fanática devoción a su Jefazo", el juicio se centrará en lo ilícito, desproporcionado, de gastarse más de un millón de dólares en la difusión de un spot en contra de Samuel Doria Medina. bien pudo la vocera, redactar un texto de réplica, en los términos que ella considere adecuados, publicar esa réplica, lo que dista mucho de la intensidad que puso en una réplica pagada, a precio de oro, 8 dólares el segundo y en los medios comerciales unas medias verdades que de inmediato fueron desmentidas por Doria Medina, además el Tribunal Supremo Electoral paró, frenó en seco su publicación después de una semana, dejando malparada a su administradora, la dueña de los contratos de publicidad del Estado. su responsabilidad civil, no desaparece con "el juramento de fidelidad incondicional a Evo Morales que precede" y que es fácil comprender, no es otra cosa que una mina de oro para Amanda, la Vocera que viste de oropeles y se mueve en los altos niveles del poder y la riqueza...

sábado, 16 de agosto de 2014

son miles. Aduana informa que se incautó de 900 una bicoca. el tira y afloje continuará en tiempo electoral,si acaso no "nacionaliza lo ilícito Evo antes de la votación" Los Tiempos pide "decisiones imaginativas"

La medición de fuerzas entre autoridades de Gobierno y propietarios de vehículos indocumentados (chutos) se mantiene sin solución a la vista. Mientras las primeras insisten en que no habrá una nueva “amnistía” para legalizar esos vehículos, los segundos continúan organizándose y han pedido negociar directamente con el Primer Mandatario, abocado como está a su campaña por la “re reelección” presidencial.


Hay muchos indicios en sentido de que se trata de un juego de fuerzas que puede mantenerse indefinidamente con perjuicio no sólo de los sectores enfrentados sino de todos. Es que será difícil, dadas las circunstancias actuales, que se adopten decisiones drásticas  para incautar, como corresponde, esos vehículos; por el otro lado, será poco menos que imposible que se logre controlar el ingreso de estos vehículos en forma ilegal.
Así, se forma un círculo vicioso que es difícil de romper y que, como en todo negocio ilegal, genera otras actividades comerciales.
Hay abogados que han hecho de la promesa de legalizar estos vehículos una forma de vida; la corrupción se introduce en las instituciones encargadas de controlar este ilegal negocio (recuérdese las “vacunas” que algunos efectivos de la Policía otorgan a los propietarios de estos vehículos para circular especialmente en el área rural y regiones alejadas de las capitales); están los que se vuelcan a cruzar las fronteras con mercadería ilegal porque no arriesgan mucho y la impunidad reina.
En fin, se ha creado una actividad muy rentable alrededor de los chutos que exige que se adopten decisiones imaginativas que permitan solucionar el problema y mantenerlo en forma indefinida.

martes, 5 de agosto de 2014

no es aceptable que Evo utilice los medios del Estado para su campaña electoral contrariando el mandato de la CPE, esto pidió Samuel Doria Medina en una conferencia de prensa horas ha. Evo sigue sin escuchar el reclamo justo.

El candidato a la presidencia por Unidad Demócrata (UD) Samuel Doria Medina,afirmó que los candidatos Evo Morales y Álvaro García cometen un delito al usar recursos y bienes del Estado como aviones, vehículos y efectivos de seguridad durante su campaña electoral.

Doria Medina dijo que esta irregularidad y desventaja con los demás candidatos a la presidencia, será demandada ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que haga cumplir la normativa.
"No solamente ahí hay un delito que están cometiendo las autoridades, sino tenemos una Ministra que incita a la comisión de un delito", afirmó Doria Medina.
El candidato hizo referencia a la ministra de Comunicación Amanda Dávila, quien ayer en conferencia de prensa dijo que el binomio del Movimiento Al Socialismo (MAS) continuará utilizando toda la logística necesaria del Estado para mantener su seguridad, incluso en actos electorales.
La Ley de Régimen Electoral 026 en su artículo 126 establece que los servidores públicos de cualquier jerarquía están prohibidos de utilizar bienes, recursos y servicios de instituciones públicas en propaganda electoral, tanto en actos públicos como a través de medios de comunicación.
Si se verifica la comisión de este u otras prohibiciones, el TSE remitirá antecedentes a la Contraloría General del Estado para la determinación de las responsabilidades.