Páginas vistas en total

miércoles, 9 de marzo de 2016

existió "un enemoramiento, un coqueteo" entre EMA y algunos medios de fuera, "enamoramiento que termina, cuando cae la máscara del rostro del autócrata y se muestra con crudeza, crueldad, arrogancia como sucede con CNN, según El Penoco

A finales de 2011 estuvo en Santa Cruz la reconocida periodista de CNN Patricia Janiot. Respondió preguntas en un acto público celebrado en la Fexpocruz, donde algunos periodistas bolivianos le preguntaron si conocía las graves amenazas a la libertad de expresión que había en el país; si sabía del trato que se les daba a los medios; del acoso que sufrían los reporteros y editores, muchos de los cuales fueron víctimas de violencia a manos de grupos afines al oficialismo. La presentadora quiso ser diplomática pero al final le salió una vena de cinismo, pues afirmó que ella se llevaba muy bien con Evo Morales, que siempre atendía sus requerimientos para entrevistas y en pocas palabras afirmó que las vicisitudes que sufren los periodistas en los países dominados por el populismo autocrático son “gajes del oficio”.
Para qué vamos a mencionar que durante estos años la cobertura que ha hecho la CNN del denominado “proceso de cambio” ha sido cuando menos entusiasta con el discurso oficial, hecho que se puede observar claramente en los despachos de la corresponsal de la cadena internacional en Bolivia. Lo que decimos de la CNN es equiparable a gran parte de la prensa internacional, que ahora comienza a ver con mayor claridad las cosas.

viernes, 4 de marzo de 2016

el Gobierno se encuentra en campana intensiva en contra de los medios. sus ataques son de todos los días y las amenazas de hacerlos desaparecer (retirarles el avisaje) condenarlos al ostracismo y la quiebra. al parecer está realizando una vendetta desvergonzada!!!

Rivera Jordán escribe en El Deber, redondea su pensamiento ante los ataques del Gobierno que está atacando despavorido a los medios como reacción por los últimos sucesos en su contra.

_En medio del terremoto que soporta desde el 21-F, el Gobierno ha puesto en el centro de la mira a los medios de comunicación, a los periodistas y a las redes sociales contra quienes está disparando munición gruesa. 

Pretende atribuirles influencia decisiva en el duro revés experimentado en el referéndum, cuyos resultados le negaron al binomio presidencial la posibilidad de una prórroga en el poder.