Páginas vistas en total

domingo, 14 de mayo de 2017

felicitar a El Deber que sin duda, es hoy el mayor complejo comunicacional de Bolivia. integra su amplia red dentro de la Webb mundial, con los equipos de redacción e impresión del matutino y sus suplementos y ahora amplia y mejora sus trasmisiones por radio lo que es un portento. felicitar porque El Deber, no abandona su línea de servicio y está ahí para elevar la voz de los menos socorridos del colectivo Bolivia. adelante Tuffi segundado por Alexia Dabdoud y Patricia Gutiérrez que debe procurar los recursos


Trío. La bloguera Alexia Dabdoub, el periodista Tuffí Aré y la publicista Patricia Gutiérrez entrarán al aire
Trío. La bloguera Alexia Dabdoub, el periodista Tuffí Aré y la publicista Patricia Gutiérrez entrarán al aire

Más voces se suman a la programación de EL DEBER Radio


Más que una radio... Eso se oye constantemente en la 103.3 FM, la sintonía de EL DEBER Radio. Y es la verdad, porque se sigue innovando dentro del ambicioso proyecto multimedia que integra el impreso, la web y ahora la radio. 

Un segundo ciclo
Este 2017, el Grupo EL DEBER apunta a un objetivo mayor: crecer. Y la radio es un componente importante en este proceso. Todo comenzó en febrero cuando se insertó la cabina de la radio en la Redacción del Diario Mayor (la más grande del país) y se estrenaron los diferentes espacios informativos con Marcelo Huanca, Jorge Gil y Paola Valdivieso a la cabeza.

Así llegaron A primera hora, el noticiario central, Hora 17 y el informativo del fin de semana. Además de la amena revista Las comadres, con Nicole Nostas y Yuli Peña, y Los más buscados, producido por los periodistas deportivos de Diez.


Llega un segundo ciclo. “Ya terminamos con la parte de los noticiarios, ahora traemos otras novedades pensando siempre en nuestros oyentes”, apuntó el director corporativo de EL DEBER, Tuffí Aré, el principal impulsor del proyecto.

Serán tres los programas que se estrenarán pronto. Se trata de Simple y claro, Date un respiro y la esperada segunda temporada de Asuntos pendientes.

El lunes 22 Simple y claro ingresará a 103.3 FM entre las 9:00 y 11:00. Lo conducirá la paceña Paola Valdivieso, con casi 20 años de experiencia periodística en este sector. Será un espacio condimentado con notas informativas, buena música y otros atractivos segmentos.

El sábado 20 será el gran retorno de Asuntos pendientes. Lo comandarán Tuffí Aré y Patricia Gutiérrez, la mujer de la voz ronca que le pondrá esa chispa inconfundible a la mañana, de 8:00 a 12:00. Aré y Gutiérrez se desenvuelven en el mundo del periodismo boliviano desde hace años; esta vez aúnan talentos.

Patricia es multifacética y ‘lectora empedernida’, dice ella. Conocida publicista, experta en la escritura de guiones cinematográficos, poeta, comunicadora, periodista, educadora y productora de la campaña publicitaria Ni te imaginás. Hizo televisión en ATB y Galavisión (hoy Bolivisión), y está lista para su debut en una estación radiofónica. “Llego sin tapujos, sin límites, sin medias tintas, sin esquemas, con esa voz descontraída, no acartonada”, agrega.

Y el lunes 5 de junio, la bella ‘influencer’ cruceña Alexia Dabdoub conducirá Date un respiro, de 13:00 a 15:00. Será una revista refrescante e interactiva que hablará sobre estilos de vida, libros, deportes extremos y viajes. Así que ya sabés, este año no te despegués de EL DEBER Radio.


jueves, 11 de mayo de 2017

además de chaja, estaría sordo. Evo ahora no escucha nada, cuando se reclama por el costo de vida, "no oye simplemente" asegura Paulovich de un mandatario que acudió a Cuba por la garganta y se pregunta si para curarse la sordera tendrá de nuevo que viajar a Cuba. no cierto es que las reclamaciones del pueblo "no se atienden" será debido a esa sordera?


Evo sufre ahora de sordera

Al escuchar de labios de mi comadrita que el mandatario sufre de sordera me pregunté si no estaría también pensando en realizar otro viaje a Cuba esta vez para hacerse operar del oído como hiciera hace unos meses con un nódulo en sus cuerdas vocales.

Después de haber escuchado gritos estruendosos de ciudadanos que claman una solución al problema del alza en el costo de la vida sin que nuestros gobernantes se inmuten por ello, dije en forma apesadumbrada a mi corresponsal en el Palacio Real de la Plaza Murillo: ¿y qué dice el Presidente ante estas voces angustiosas que vienen de los cuatro costados del país…? La cochabambina con expresión de inquietud me contestó cabizbaja: “nuestro Presidente Vitalicio no dice nada porque no escucha nada”. Al recibir esta respuesta dije a la reportera palaciega si la sordera del presidente es un mal personal o de todos sus colaboradores porque nadie se inmuta ante el clamor de todo nuestro pueblo que comprueba cada día cómo el pequeño incremento salarial del 1 de mayo sólo ha servido para que exista una alza mayor del precios que nos hace temblar a todos.

Al escuchar de labios de mi comadrita que el mandatario sufre de sordera me pregunté si no estaría también pensando en realizar otro viaje a Cuba, esta vez para hacerse operar del oído como hiciera hace unos meses con un nódulo en sus cuerdas vocales.

La atribulada cholita me contestó que ella esperaba que se curaría sin necesidad de volver a La Habana porque en esa ciudad la sordera es un mal casi general que dura desde hace muchos años.

Le dije a mi corresponsal que me duele mucho la sordera del Presidente, del Vicepresidente y de los ministros porque ayer estuve conversando con mi amigo el panadero Dandy Mallea quien me explicó que para proceder al aumento salarial dispuesto por las autoridades tendría que vender cada unidad de pan en 80 centavos pues él trabaja con seis asalariados en su pequeña panadería lo que produciría lágrimas en el pueblo consumidor.

Ante esta posibilidad baje la cabeza —di la razón a Dandy— y pedí a Macacha hiciera saber esta mala noticia al Presidente y sus colaboradores, pero todos están sordos y no escuchan esa verdad ni otras como nuestro vergonzoso incumplimiento de contratos gasíferos con Argentina y Brasil, mientras los que están arriba son felices en su sordera como infelices son los pobres de nuestro país que contemplan azorados todos los preparativos para renovar el sistema judicial que permitirá seguramente la rerereelección del máximo líder del MAS.

Cuando terminé mi perorata, Macacha me dijo apenada: “No se oye, tatay.”


viernes, 5 de mayo de 2017

el mismo Evo Morales no tuvo otra salida que reconocer que el Estado recurre a "la asfixia económica" para irritar y hace imposible la gestión de los medios con los limitados recursos de la publicidad se vuelcan a manos llenas a "sus medios preferidos" puesto que grandes sumas se han "invertido en la propaganda masista" a lo largo de 11 años. LTD remarca que la distribución de la propaganda no se basa en principios profesionales, sino en discriminación y partidismo.





Asfixia económica


Apropósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa se han difundido varios pronunciamientos sobre el tema y uno de los tópicos abordados es el de la distribución de la propaganda estatal/gubernamental a través de los medios de comunicación.

El Primer Mandatario decidió hacer conocer su opinión con dos posiciones contradictorias entre sí. Por un lado, aseguró que su gobierno no busca asfixiar económicamente a los medios, pero que hay tantos que no es posible que todos se beneficien de la difusión de propaganda estatal, y que ese hecho ha dado pie a que algunos medios o periodistas comiencen a difundir versiones como si el Gobierno estuviese coartando la libertad de expresión en Bolivia.

El Presidente, pues, ha tocado el tema de fondo: la distribución de la propaganda estatal, y es muy fácil demostrar que en esta larga gestión de gobierno la distribución de esta propaganda no se realiza en base a criterios profesionales, sino en función a adhesiones o disidencias de los medios. Así de sencillo.

El problema es que los recursos del Estado no son de los circunstanciales administradores. De ahí que una de las demandas que se hace desde los medios es que la distribución de la propaganda estatal debe basarse en criterios profesionales y distribuir en forma equitativa esos recursos.

Efectivamente, no contar con los recursos que genera la difusión de propaganda estatal provoca problemas económico-financieros a los medios, pero, lo interesante del caso es que por ese manejo arbitrario esa propaganda no llega a buena parte de la población que, como revelan los datos, prefiere a los medios que informan siguiendo principios profesionales y éticos, y no los criterios sobre verdad o mentira de las autoridades de turno. Se trata, en fin,  de esas pequeñas venganzas de la realidad contra los poderosos.