Páginas vistas en total

viernes, 20 de enero de 2012

Raúl Cardona visto por Sandra Arias de LT, con referencias de José Oropeza, Raúl Guzmán. (Recién hoy pudimos ver este valioso texto)





Más de 55 años de trabajo en radio hacen que la vida profesional de Raúl Cardona, fallecido esta semana a los 81 años, sea parte de la historia de la radio en Bolivia, que comenzó en 1927 con los hermanos Enrique y Rodolfo Costas, en La Paz, como lo detalla un documento elaborado recientemente por Alfonso Rojas Moncayo y Luis Montes de Oca.
En Cochabamba, Raúl Cardona figura como uno de los íconos de la radio junto a José Oropeza de los Llanos, Raúl Guzmán, Antonio Torrico, Carlos Dalence y otros que marcaron una época y cuyas voces acompañaron a varias generaciones.
“Qué tiempos aquellos” es, sin duda, la frase que inmediatamente se asocia a la voz e imagen de Raúl Cardona pues, inquieto como lo recuerdan sus colegas, logró que su programa de música del recuerdo diera el salto de la radio a la TV con el mismo éxito.
Dedicado, dadivoso, atento, devoto de la música, así lo recuerdan antiguos radialistas, que no solo compartieron el trabajo tras micrófonos, sino que lo admiraron y se formaron junto a él.
Uno de ellos es José Oropeza  de los Llanos, actual director de Canal 2, quien  recuerda a Cardona de la época en la que trabajaba en radio Cultura.
“Yo era su admirador porque él tenía un espectáculo musical en la radio. En ese entonces yo era un estudiantillo, me faltaban dos años para terminar el colegio, pero le pedí ayudarle, así fue como comencé a trabajar con él, ayudando a cobrar los boletos. Eso fue entre 1963 o 1964, más o menos”, cuenta Oropeza.
Luego, Oropeza comenzó a aprender las labores del operador en radio Cultura. “Con el tiempo hicimos una sociedad para formar una radio con el entonces director de Cultura, Antonio Torrico, con Hugo Maldonado, Mauricio Mández (padre) y yo, así nació radio Centro que salió al aire en 1964”, recuerda uno de los fundadores de una radioemisora casi emblemática de Cochabamba.
Como Cardona hacía espectáculos, entonces fue contratado para hacer un programa de música del recuerdo en Centro.
“Él era un hombre muy trabajador, muy activo, estaba en todo y le dedicaba mucho espacio a la música aunque también hacía otro tipo de programas. Nos veíamos todos los días y siempre vi que su fuerte era la música, compraba discos, se ocupaba de los cantantes y también fue empresario. Traía artistas del interior y también del exterior, hacía giras en las que él era el presentador y el animador. La música siempre estuvo presente en su vida”, afirma Oropeza.
Otro locutor que comenzó junto a Cardona es Edwin Santa Cruz.  “Cuando empecé en radio fue en Centro, en 1978. Como era muy jovencito tenía mis deficiencias, estaba en el deportivo y recuerdo que don Raúl me decía: ‘Joven, venga, cambie el tono de su voz, no le grite a la gente’ o me daba otro tipo de sugerencias para mejorar mi trabajo”, dice Santa Cruz.
“Recibí enseñanzas muy útiles de él. Era muy dadivoso, muy desprendido, muy fino para sugerirnos. Siempre estaba a la orden, ése es uno de los grandes recuerdos que tengo de él porque siempre era muy atento”, añade.
Santa Cruz, actualmente, tiene un programa para felicitar a los cumpleañeros y cuenta que Cardona le decía: “Venga por mi oficina, tengo temas del exterior para cumpleañeros”. Siempre ofrecía ayuda sin que uno tuviera que pedírsela, dice conmovido.
Santa Cruz cuenta que desde 1978 estuvo en permanente contacto con Cardona hasta 1998, año en que dejó radio Centro.
“Pero él siempre estaba atento a nuestro trabajo, se preocupaba de lo que uno hacía, de dar su aporte”, señala y para ilustrar la calidad del trabajo de Cardona, recuerda que haya un libro mexicano en el que se lo menciona y en el que aparece junto a Rosita Quintana, una conocida cantante mexicana.
“Entre las anécdotas que recuerdo de él, una vez yo salía de la cabina y él estaba llegando, en ese entonces tenía un problema en la rodilla, y de pronto se chorreó, se cayó. Era que se le salía la rótula, yo me acerqué y él, tranquilo, se acomodó la rótula y dijo: ‘No pasa nada, ya estoy bien’”.
Con Raúl Guzmán la relación de trabajo comenzó en los años 60, cuando ambos trabajaban en emisoras diferentes, pero luego trabajaron en radio Centro donde compartieron por 20 años.
“Siempre se caracterizó por presentar programas de espectáculos, de artistas y también porque era muy tranquilo, dedicado, sentía devoción por lo que hacía. Tenía una voz muy particular y era la adecuada para hacer lo que hacía”, recuerda Guzmán.
Con admiración señala que la calidad de la dicción de Cardona “marcó” su carrera profesional. “Entre comillas, se puede decir que  casi no cometía errores ortográficos al hablar”, dice.
Sobre la personalidad de Cardona, Guzmán dice “nunca hicimos un programa juntos, pero sí hemos compartido mucho en la radio, ha sido siempre un apoyo y lo recuerdo con mucho afecto. Como compartíamos el mismo nombre, yo siempre le decía tocayo, pero él me decía “viejo”: “Hola viejo, ¿cómo estás?”, ése era su saludo y lo mismo hacía con mis hijos, en un tono muy familiar, muy amistoso”.
Entre los recuerdos anecdóticos, Guzmán cuenta que “una vez, cuando yo hacía fonomímica el año 61, nos llevó como “nuevaoleros” a actuar a Potosí. Yo hacía canciones de Palito Ortega, de Los Iracundos... a raíz de eso, hace un tiempo me entrevistó en su programa…éramos muy requeridos”, evoca con nostalgia.
En el documento elaborado por Rojas Moncayo y Montes de Oca, Raúl Cardona aparece como uno de los primeros locutores de radio y uno de los impulsores de la organización sindical de los trabajadores de radio del país. Fue delegado al primer encuentro nacional de trabajadores de radio que se realizó en La Paz, el 19 de marzo de 1962. Al año próximo se cumplen 50 años de este primer encuentro de locutores y operadores que, años después y con la llegada de la TV a Bolivia, dio lugar a la creación de la Federación Sindical de Trabajadores de Radio y Televisión.

No hay comentarios: