Páginas vistas en total

lunes, 30 de septiembre de 2013

Gastón Cornejo llora por el muy grave daño conferido al Parque Tunari. los incendios repetidos, repite Gastón la lapidaria frase de Arguedas "mi pueblo está enfermo" de patología moral, social y política. están ausentes los grandes valores esenciales. y repasa los temas que le agobian en el recuerdo.

Eso, lágrimas y más lágrimas al mirar el enorme incendio provocado en el Parque Tunari y al evocar el pasado cuando el camino ya está avanzado de vivencias.

Abruptamente me sobrevienen las imágenes que, como caleidoscopio silente, transitan como oscuras sombras dolorosamente por la memoria de largo alcance en la interioridad del pensamiento. Cuántas tristezas registradas desde la edad primera.

Las enumero sin orden como deben ser guardados los pesares: los cuartelazos repetidos, la guerra civil del 49, el bombardeo de la ciudad, la visión de los cadáveres envueltos en grandes frazadas en procesión patética desde la Policía de la calle Perú, la masacre de los campesinos en el Valle, la reforma agraria que creó el minifundio,  prepotencia campesina y una nueva forma de adquisición corrupta de propiedad privada, los cuperos políticos vecinales, los campos de concentración, las prisiones, los rehenes, el terrorismo de Estado, Curahuara de Carangas, Pepla, Gayan, los esbirros, los comandos políticos, el totalitarismo, la miseria política partidaria, la larga historia de militarismo vergonzante, las guerrillas, la persecución, la calle Harrington, el Plan Cóndor; y, actualmente, la demagogia, la impostura, el racismo invertido, la exclusión de la intelectualidad, el desprecio por los méritos de seres educados por propio esfuerzo, el hacinamiento carcelario; finalmente, el imperio cocalero avasallando el TIPNIS, Chaparina sin juicio, el narcotráfico infiltrado, y siempre, la corrupción nacional dentro y fuera del país. Y conjuntamente a lo enunciado, la cultura de la muerte, inseguridad ciudadana, violaciones, asesinatos, abortos. Como resultante la anarquía, el caos social, la justicia pública intervenida.

Y en este espectro de oscuros recuerdos están los desastres ambientales, la polución generalizada, el loteo de aéreas verdes urbanas y rurales, la sequía, la erosión, los chaqueos. Los negociados con la madre naturaleza, la venta incontrolada de especies compañeras, el crimen de madereros devastadores contra la masa vegetal, la muerte de la mara, los incendios provocados jamás sancionados por autoridades negligentes; las alcaldías y las prefecturas venales e ineficientes, una larga, larga la lista de enfermedades sociales y ambientales con agresiones a la ética de la vida. 

En verdad, mi pueblo está enfermo de patología moral, social y política, ausentes los valores esenciales que proclamaba Gregorio Iriarte, el gran religioso socialista humanista. 

Insólito, los campesinos de Misicuni exigen el retiro del Ing. Jorge Alvarado, un profesional selecto, un lunar entre autoridades locales improvisadas e ineficientes en preparación personal. Entre ellos, seguramente infiltrados los loteadores del “Parque Nacional del Tunari” de Jorge A. Ovando Sanz, Benu Markus, Jorge Urquidi Z.

Los bloqueos, incendios, amenazas, agresiones son estrategias para elevar la Cota 2750, lo que dará lugar a mayores loteamientos, asentamientos, pozas de maceración e infección de los acuíferos. Todo ello proseguido de irresponsables respuestas y falaces compromisos de autoridades prometiendo cambiar la ley del Parque Tunari. 

La articulista Mónica Briancon M. en su artículo de denuncia hace suyos mis pensamientos gritando: “Grrr…¡No Mamen!” Ella, una dama valiente y noble me acompaña en las lágrimas que ante el incendio, abundantes brotan por mi valle.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Villena defensor del pueblo ya no le sirve al MAS. en Nueva York Evo lo denigra, en La Paz Amanda actúa como eco del primero. "Villena está vinculaldo al MSM" dice pero no prueba nada. Panamericana

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, calificó de político el accionar del defensor del Pueblo, y señaló que el proceso de investigación sobre la intervención a la VIII marcha indígena en Chaparina eximió de responsabilidades al entonces ministro de Gobierno.

De esta manera la funcionario de estado respondió las declaraciones del defensor del Pueblo, Rolando Villena, quien demandó al gobierno la destitución de Sacha Llorenti como embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas.
Lamentablemente como gobierno y en muchos sectores hace mucho tiempo hemos perdido la esperanza en un juicio totalmente apolítico, en un criterio totalmente neutral por parte del defensor del Pueblo, hay que reconocer que el defensor del Pueblo está vinculado con el Movimiento Sin Miedo y actúa como un portavoz del MSM. Desde esa perspectiva las opiniones que lanza en este momento, y no sólo ahora sino en los dos últimos años son criterios totalmente políticos.
Durante más de dos años el señor Sacha Llorenti estuvo ante la Fiscalía en un proceso de investigación que se llevó a cabo, y si la Fiscalía ha tomado una posición ésta corresponde al Ministerio Público, dijo.
Como gobierno nosotros no nos vamos a involucrar en decisiones que se han tomado, a conclusiones de investigaciones que han dado por determinado que no existe una responsabilidad directa del señor Sacha Llorenti. Creo que este tema se ha politizado en exceso. Más de dos años de investigación concluyeron que lo que habido en este tema una ruptura de mando, ha sido un sector de policías que han tomado la iniciativa de emprender acciones que el gobierno desde ningún punto de vista las apoyó. No puede ser que después de tanta investigación que se ha hecho todavía, ante la falta de una propuesta política, el MSM quiera utilizar esto como una bandera política. El presidente ha pedido disculpas por excesos que no los cometió el gobierno como tal, sino que fueron cometidos por sectores antidemocráticos de la Policía que sin una orden alguna, así se ha demostrado y una puede leer los registros de prensa, no es lícito ahora estructurar o armar pruebas cuando la historia está demostrando que lo que ha ocurrido, y eso es lo que sostiene el gobierno, ha sido una ruptura de mando”, manifestó. (Panamericana)

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Lacerante el cuadro, la visión de pordioseros, impedidos físicos, menores y ancianos pidiendo limosna en calles y plazas de Santa Cruz

De un buen tiempo a esta parte, los cruces de las rotondas y principales avenidas del segundo anillo de circunvalación se han convertido en puntos de concentración de una cada vez mayor cantidad de gente, entre adultos y menores de edad, que acuden allí buscando la manera de ganarse el sustento diario. A los limpiavidrios, vendedores de frutas y de otros productos, se suman los malabaristas y tragafuegos, entre los que se observa a gente venida de otras latitudes y muchos niños que corren el riesgo de ser atropellados o de sufrir graves lesiones físicas con sus sobreexigidas contorsiones o quemaduras con sus juegos pirotécnicos.

El drama mayor lo representan, además de los más pequeños y desvalidos, personas de muy avanzada edad o que acusan severos impedimentos físicos y que utilizando muletas o postradas en sillas de ruedas se desplazan o son ‘exhibidas’ entre el raudo y cercano paso de cientos de vehículos, bajo las inclemencias del tiempo. Lo hacen también extendiendo la mano en procura de la caridad de sus semejantes que le provean de unas monedas para paliar sus más apremiantes necesidades.

Son estas, entre muchas otras, las estampas lacerantes del abandono en Santa Cruz de la Sierra, donde se han extendido los cinturones de pobreza, donde la marginalidad es caldo de cultivo para diversos conflictos sociales. Hemos comentado una y otra vez que la presencia cada vez más notoria de niños en las calles es una muy mala señal por los riesgos potenciales que para ellos acarrea. En no pocos casos, se ha llegado a establecer que son enviados por sus propios padres a pedir limosna o que gente inescrupulosa los ‘recluta’ en barrios alejados de la ciudad y luego los explota obligándolos a mendigar en la vía pública.

Frente a un grave problema de tipo social como el expuesto, las autoridades e instituciones locales no parecen haber considerado al menos una manera concreta y eficaz de encarar su solución, a más de haber aplicado medidas de temporal duración y efecto. Y así no es posible continuar porque se lastima el elemental sentimiento de humanidad.

Con carácter prioritario, el caso de los menores de edad y de aquellas personas con impedimentos físicos viviendo en un estado de virtual abandono o de explotación en las vías públicas de la ciudad, amerita alguna medida de protección que al menos mitigue el estremecedor drama que les toca vivir en medio de una total y dolorosa indiferencia

Consejo Editorial: Pedro F. Rivero Jordán, Juan Carlos Rivero Jordán, Tuffí Aré Vázquez, Lupe Cajías, Agustín Saavedra Weise y Percy Áñez Rivero

martes, 24 de septiembre de 2013

Santa Cruz tierra bendecida y generosa


Mucho, y de lo más diverso, es lo que ha dado y sigue dando Santa Cruz, la generosa tierra del oriente y de Bolivia que, no obstante injustos y mezquinos abandonos a que se la tuvo sometida durante más de un siglo, nunca regateó su calidez ni su prodigalidad. En torno a esta región cálida y pródiga empezaron a cifrarse las esperanzas de los bolivianos tan pronto concluyó el ciclo de la altipampa y de los valles.

Y no se equivocaron los que aquí, en nuestra Grigotania bravía, depositaron sus esperanzas y sembraron sus buenas semillas, porque la tierra se abrió para todos, el surco germinó y entregó sus exquisitos dones, sin pedir nada a cambio. La buena tierra cruceña tiene sus reservas naturales para seguir atendiendo los requerimientos del tiempo que discurre y de los que le seguirán. Sus riquezas y vigorosas nutrientes seguramente alcanzarán para satisfacer las demandas de estas épocas marcadas por la crisis y mucho más allá aún, cuando se ha vuelto un imperativo la producción de alimentos para satisfacer una demanda creciente nacional y mundial.

Y en cuanto a los cruceños, es cierto que aun de las tradicionales canteras en que fueron labrados nuestros patricios y pioneros han surgido nuevas generaciones de grandes capitanes, conductores exitosos de empresas, profesionales y técnicos capaces, expertos líderes del pensamiento y de la acción, indomables frente a la adversidad, con notable iniciativa para disimular las estrecheces del medio. Estas nuevas generaciones de cruceños recibieron la posta que les dejaron sus mayores y avanzaron más allá de lo que se podía esperar. Hombres y mujeres siguen haciéndose dignos de su estirpe indomable, de la tierra que los vio nacer. Pero también es posible que parte de estas nuevas generaciones pudiera estar transitando otros caminos y actúe en otras esferas. Frutos buenos y malos se recogen de los campos todos los días. Al final, la selección natural termina imponiéndose y los malos frutos se eliminan entre los desperdicios.

Una tierra, la cruceña, siempre dando, y con reservas para seguir haciéndolo más allá de los tiempos. Un pueblo, el cruceño, con la fibra de los capitanes invictos, de los grandes conductores, de los líderes indiscutidos. Buenos pilares, inmejorables, en este tiempo señalado como el de la construcción de la Bolivia nueva.

Desde Santa Cruz, los hijos de la generosa tierra y cuantos llegaron a ella para compartir sus destinos miran con optimismo el porvenir. (Editorial de El Deber, saludando a Santa Cruz)

martes, 10 de septiembre de 2013

inversiones en "un barril sin fondo" realizadas por Morales Ayma en diversos rubros, aunque siempre con dinero del Tesoro de la Nación, no han producido dividendos, más al contrario posponen las fecha para su funcionamiento. una real verguenza!

El Gobierno boliviano acaba de hacer la primera prueba de la maquinaria perteneciente a una de las empresas productivas nacionales creadas al amparo de la histórica bonanza económica experimentada en la última década, fruto de los excelentes precios de las materias primas de exportación. En este periodo, las arcas públicas bolivianas recibieron cinco veces más ingresos que el pasado y se calcula que en los últimos seis años la “lluvia” alcanzó los 90 mil millones de dólares.

En este periodo, el régimen aprovechó el dinero entre otras cosas, para crear numerosas compañías destinadas a recuperar el protagonismo del Estado en la economía. La empresa productora de papel del Chapare ha tenido que vencer los típicos obstáculos de los emprendimientos públicos, entre ellos la corrupción, los sobreprecios y la abultada burocracia y si desde ahora no ocurre ningún imprevisto, la planta podría estar produciendo su primera resma de papel en el 2015.

Lo lamentable es que existen pocas posibilidades de éxito, ya que la empresa está ubicada en un lugar donde no hay la materia prima disponible, la misma que deberá importarse desde un lugar muy lejano, lo que podría elevar los costos y volverla fácilmente inviable. Eso mismo pasa con una fábrica de cartón proyectada en Oruro, el ingenio de San Buenaventura en el norte de La Paz, la productora de urea en el Chapare y con otros emprendimientos como la planta separadora de líquidos de Río Grande, en las que la ausencia de planificación, la mano siempre recurrente de la corrupción y el predominio de la visión política sobre los aspectos técnicos, han ocasionado grandes gastos, sin la seguridad de que puedan mejorar la competitividad de la economía nacional o por lo menos generar empleos estables.

Es difícil calcular el monto invertido en esas empresas, pero ha quedado comprobado que son una suerte de “barril sin fondo” donde se invierte y sale muy poco o casi nada. No es difícil imaginar el futuro de esas empresas si se toma en cuenta lo que ha ocurrido con las minas nacionalizadas, especialmente con Huanuni, que ha pasado al límite de la quiebra en pleno auge de la minería. Ese absurdo tiene parangones solo en los célebres experimentos estatistas del comunismo que terminaron quebrando las economías de naciones enteras.

No vamos a analizar aquí otras formas de despilfarro en las que ha incurrido el Gobierno en los últimos años, simplemente señalamos lo que pasó en el ámbito de la productividad, que ha sufrido fuertes reveses no solo del lado del estatismo secante, sino también por los desincentivos, la inseguridad jurídica y la falta de un marco legal con menos obstáculos para la inversión.

Este debate es urgente ante el avistamiento de los negros nubarrones que se yerguen sobre las economías productoras de materias primas, que han estado beneficiándose de la bonanza de precios, producto de la demanda de China e India. En la última conferencia de la CAF, los representantes de los mismos organismos que tanto alaban el manejo económico de Bolivia, el BID, el Banco Mundial, la Cepal, el FMI, entre otros, han advertido que la época de las “vacas gordas” se acabó y ahora hay que empezar a producir en serio, a pensar en la educación, en la ciencia y en la innovación. El problema es que en Bolivia, el vicepresidente ha dicho que la fábrica de papel del Chapare será el ejemplo a seguir en la industrialización.
Este debate es urgente ante el avistamiento de los negros nubarrones que se yerguen sobre las economías productoras de materias primas, que han estado beneficiándose de la bonanza de precios, producto de la demanda de China e India.